¿Qué es la cocina de aprovechamiento o trash-cooking?

Temas populares

¿Qué es la cocina de aprovechamiento o trash-cooking?

En épocas de escasez, tirar comida a la basura era simplemente impensable. Se improvisaban recetas con sobras e ingredientes que estaban a punto de estropearse. Lamentablemente, a día de hoy el desperdicio de alimentos aumenta cada vez más. La cocina de aprovechamiento, también conocida como trash-cooking, pretende precisamente acabar con esto y sacar el máximo partido a los alimentos. ¿Quieres un par de consejos e ideas de recetas para hacer un consumo más responsable de los alimentos?

¿Por qué la cocina de aprovechamiento es tan importante?

No hace tanto tiempo, la cocina de aprovechamiento venía dada por la escasez de recursos. Nuestras abuelas hacían auténticos malabares para evitar el desperdicio de comida. Gracias a ellas, tenemos algunos de los platos más ricos de la gastronomía española como croquetas, empanadillas o torrijas

Actualmente, la cocina de aprovechamiento se ve más asociada a la conservación del medioambiente. El reciclaje, el consumo de productos de cercanía o la reducción de las emisiones de carbono son algunas de las medidas que han cobrado más relevancia en los últimos años. No obstante, tanto hogares como empresas olvidan que algunos gestos tan sencillos como reutilizar los alimentos pueden causar un gran impacto. Asimismo, las razones éticas como la responsabilidad de un consumo responsable que tenemos frente a las personas con menos recursos o la educación en sostenibilidad de los más pequeños son un pilar fundamental. 

¿La consecuencia indirecta? Esto también se ve positivamente reflejado en el bolsillo. Sacar provecho a los alimentos hace que ahorres dinero en la lista de la compra. Cada semana un poquito más. De la misma manera que podemos llegar a ahorrar tiempo al dejar preparadas muchas recetas o partir de alimentos ya cocinados para elaborar otras nuevas.

¿Qué debo tener en cuenta para comenzar la cocina de aprovechamiento?

1
Aprende a calcular las cantidades.

Lo ideal sería reducir al máximo las sobras de comida. Ese tupper olvidado al fondo del frigorífico no debería haber estado ahí nunca. Si necesitas ayuda para calcular la cantidad de los alimentos, échale un vistazo a nuestra categoría “aprender a cocinar” donde te daremos trucos para saber, por ejemplo, la cantidad de arroz por persona.

2
Invierte en envases y recipientes herméticos de calidad.

Esto prolongará la conservación de los alimentos y, por tanto, se reducirá la cantidad de desperdicios.

3
Aprende a congelar cada alimento correctamente.

Así, podrás reutilizar cada comida de distintas formas.

Ideas para reutilizar alimentos

Recetas con fruta muy madura. La fruta madura suele tener un sabor más dulce y su consistencia es mucho más blanda. Por eso, te recomendamos que elabores mermeladas, compotas o bizcochos como este bizcocho de plátano. También puedes preparar deliciosas manzanas asadas o congelarla en dados para hacer batidos de frutas, smoothie bowls o helados.

Restos de verduras. Si te sobran verduras, puedes preparar un quiche de verduras o unos muffins salados. Con las pieles de verdura, puedes preparar postres como una tarta de zanahoria o chips de verduras si las fríes en aceite. También puedes acumular todas las pieles en una bolsita hermética en el congelador y al sacarla, preparar un delicioso caldo.

Restos del cocido. Cuando preparamos cocido, solemos preparar algún tupper de más para tener la comida lista. Esto está muy bien, pero ¿qué pasa si tienes demasiada carne? Unas croquetas, unos canelones o la ropavieja son opciones perfectas. Los huesos de carne son ideales para preparar sopas y caldos. Y con las verduras sobrantes, podrás hacer las mejores cremas de verduras. ¡Su sabor te encantará!

Restos de pescado. Son muchas las opciones que tenemos para aprovechar las sobras del pescado. Con la cabeza y las espinas, podrás crear de cero un caldo de pescado o fumet con el que tus arroces serán más sabrosos que nunca.

Recetas con pan duro. El pan no suele durar más de un día en perfecto estado. Cuando se quede duro, puedes preparar unas torrijas o unas migas. También puedes triturarlo y hacer pan rallado para unas croquetas o un filete a la plancha.

Reutilizar el aceite de oliva de las latas de atún. ¿Qué te parece si elaboras un marinado mezclándolo con el Sazonador para Gambas? Seguramente no se te había ocurrido nunca, ¡pero está buenísimo!

Aprovechar el aquafaba. ¿No sabes lo que es? El aquafaba o acuafaba es el líquido viscoso que se forma en las conservas de legumbres cocidas, como los garbanzos. Se puede usar como si fuera huevo. Prueba a preparar un merengue o una mousse de chocolate con este producto. ¡Te sorprenderá!

Como habrás podido comprobar, muchos de estos alimentos pueden reutilizarse simplemente variando su forma de cocinado. Además, utilizando las especias adecuadas puedes darle una segunda vida a los restos y sobras de comida. ¡Disfrutarás de un sabor distinto con los mismos ingredientes!